Mes: marzo 2016

Mi’jo ¿qué quieres ser de grande?

Si el lector me permite hacer una recomendación: No le pregunten eso a los niños pequeños.

En primer lugar porque el niño no tiene una consciencia de tiempo-espacio y no es claro cuando uno se refiere con la expresión “cuando seas grande”, en segundo lugar el niño no sabe discernir sobre el modelo económico del capitalismo aunado a una sociedad extremadamente consumista.

Muchas personas me preguntan por qué quise estudiar Historia sin mencionar que en ocasiones quieren resolver todas sus dudas o te preguntan por fechas aleatorias –como si uno fuera un erudito con mente más que privilegiada– si no es que también preguntan: ¿Historia de qué?

Enseñanza en el aula

No es lo mismo saber que enseñar, comparación que la gran mayoría de los docentes parecen no comprender pues confunden el método pedagógico de compartir conocimiento que impartir sermones catedráticos por cuatro horas. Un hecho es que el 90% del conocimiento se puede encontrar dentro de los libros y lecturas por lo que, regularmente, las clases se tornan como una optativa de conocimiento aunque estas terminan en monólogos sobre un paisaje divagando sin ton ni son. Claro está que existen excepciones sin embargo uno debe estar con el bolígrafo en mano para tratar de captar esbozos del discurso.

Conocimientos aprendidos

Me parece un ejercicio interesante investigar el momento en donde parte la idea de que asistir al aula, permaneciendo sentado en la totalidad de la clase, uno aprende de manera remota cual especie de ósmosis; pues parece que algunos compañeros saben cómo lograrlo. Quiero decir, hay quienes ni apuntes toman y cierran su cuaderno para abrirlo un día antes del examen –seguro estoy que para reafirmar lo aprendido–.

Anuncios