No espero nada de ti, adiós.

Me dispuse en buscar unas cosas que necesitaba, tengo tantos papeles como recuerdos que debo depurar pues hay que vivir del presente; y me saltan a la vista fotografías tuyas como si algo me quisieran decir, después de un largo suspiro, me es inevitable pensar en ti, en la mujer que conocí no en la persona irreconocible en la que te convertiste. Ya no eres tú. No sé quién eres.

Quise estar para en todo momento que  me necesitaras, una charla, desahogarnos, llorar juntos o reír a carcajadas… nada de eso pasó. Seguiste tu camino con los ojos vendados, con los pies descalzos, caminando sobre vidrios rotos y ríos de lágrimas. Tendrás que disculparme pero no puedo seguir conservando el recuerdo de una persona que hace tiempo atrás dejó de existir.

No espero nada de ti, adiós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s