“Puede que haya emigrado, pero las huellas de éste lobo estepario aún con relieve se encuentran. “

Y así fue…

Me prometí no volver a escribir aquí, el único lugar donde me sentía cómodo  que aunque no goza de muchos lectores, mi vanidad me hacía no dejar rastros de mi; como un lobo de estepa, solitario y peligroso para otras especies.

Es inútil cuestionarse los por qués, más inútil cuando uno los provoca.

La reacción es una inevitable consecuencia de nuestros actos, y de nada sirve pensar mucho las cosas, si se lástima a quienes más nos aman.

Lentemamte se van borrando mis huellas. Cubriendose con hojas ocre y quebradizas, hasta que la primavera vuelta a surgir y éstas se continúen enterrando hasta converger.

Pero de algo estoy seguro, querido lector, que las huellas de este lobo, un servidor, por más grises, profundas e ilegibles que parezcan o por más que siga pasando el tiempo; es posible que se vayan difuminando hasta hacernos creer que desaparecen, sin embargo, jamás se podrán desprender de la corteza donde habitan.

Y pueden pasar los diez de cada mes, en donde el lobo toma agua para beber. Y puede llegar el último mes del año para recordar con ahínco lo hermoso que fue, cuando éste lobo miró su reflejo. O felicitandosé cada día por la navidad. Y hasta puede que haya olvidado su natalicio para invertir el orden numérico. Puede que haya emigrado, pero las huellas de éste lobo estepario aún con relieve se encuentran.

[“El autor de ésta entrada, se identifica mucho con la obra de Hermann Hesse; El lobo estepario”.]

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s