Todo al alcance del pulgar

Estaba cursando el último año de la secundaria cuando un día una amiga llevó su reproductor mp3 para compartirlo con nosotros, fue para entonces el primer iPod que conocí. El maestro de educación física al verlo preguntó muy confundido si en la clickwheel se metían los discos o cómo se le metían los discos. En el segundo año de preparatoria, un compañero llevó un nuevo celular con pantalla táctil y iPod a la vez. Fue el invento más grande que jamás había visto, también tenía cámara y podía mandar mensajes; al preguntarle qué era, él respondió que iPhone.
Para el año en curso, muchas más personas en el mundo ubican a la marca como una de las diez primeras mientras que otras tantas son las que usan sus productos. Siendo que aproximadamente cada año y medio comienzan las especulaciones sobre la tendencia y novedades que presentará la empresa de la manzana. Un hecho es que esa empresa siempre fue de un solo hombre, mismo que hace pocos años falleció, no sin antes regresar y observar el imperio que creo como la necesidad que a las personas creó. Sin Steve Jobs, la empresa no ha sido lo mismo y las acciones en caída lo muestran.
¿Por qué estoy escribiendo de una marca en especial, cuando no me gusta hacerlo? Porque este tema ha generado mucha polémica respecto a las altas expectativas que se tienen por sus productos, como anteriormente lo comenté, que lo último que sacó no fue muy bien recibido por todos, dado a que otras compañías -por ejemplo una Coreana- tienen en el mercado gadgets más sofisticados, con mayor duración y mejor precio.
De todas las críticas que he escuchado y leído, sólo se basan en la descripción general del producto y su deficiencia respecto a la competencia, además de los precios exorbitantes pero en ningún lugar he escuchado nada respecto al status que generó o por decirlo alguna manera, su exclusividad. Sí, son productos de vanguardia que no todos tienen. Es como formar parte de un club, donde te solicitan una cuota determinadamente alta para formar parte. Si quisiéramos ver un ejemplo un tanto soso, tendíamos que muchos de sus clientes más fieles son como zombies, comprando absolutamente todo lo que ofrecen, sin importar que sus dispositivos más viejos aún funcionen.
Tener dispositivos de esa marca es sinónimo de prestigio, pretensión, lujo, clasismo, malinchismo y elitismo. No importa que gran parte de sus computadoras móviles sólo sean usadas para revisar sus redes sociales en la cafetería de la sirena. O que los smartphones sean usados en el cine, con todo el brillo de la pantalla sin importar que la película ya haya comenzado. Ese es el verdadero tema detrás del telón. Supieron crear una necesidad innecesaria -como la gran mayoría de las necesidades de hoy día- que no necesariamente involucra mucha capacidad mental o intelectual. Todo al alcance del pulgar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s