Mes: mayo 2013

You got a fast car

Imagen

Me encuentro en el mismo lugar donde hace tiempo atrapado estoy con los ruidos de siempre, la luz tenue pegándome en la cara mientas escucho canciones nostálgicas de la primera década del milenio y una lata con 5 cinco grados de alcohol para escribir otra entrada que nadie leerá pero bien dejan mi alma descansar. Tomo un poco de aire para continuar, mientras decido si debo escribir sobre los amigos y las redes sociales o el influyentísimo. La verdad es que nada de eso sé y no importa. Para aquellos que se jactan de tener muchos amigos les hago llegar un reto, éste consiste en cerrar las cuentas que utilizan más (Facebook, twitter, whatsapp) sin previo aviso ni tiempo definido. Las personas que les busquen harán de todo para saber de ustedes, sí se pusieron en contacto con ustedes no tienen que preocuparse pues ellos sí son sus verdaderos amigos. Los que no lo hicieron, son sólo personas que conocieron en algún evento y los tienen ahí para no sentirse tan mal con sus vidas. ¿Por qué comento esto? Porque es una muestra más del egoísmo e hipocresía de las personas.  ¿No estás de acuerdo? Un caso específico en facebook  sería tomar la media del porcentaje estimado de amigos que los usuarios tienen, quedando entre 75 a 150 amigos. Te reto a que escribas el nombre de diez amigos vitales para ti, posteriormente su nombre completo, su fecha de nacimiento y teléfono. Es posible que no lo hagas, pero muy pocos son los que en sí lo harían, ellos son los que indiscutiblemente están contigo ante toda circunstancia.

Te das cuenta que no eres tan joven como antes cuando recuerdas que hace diez años los teléfonos celulares más populares eran aquellos de pantalla verde con funciones básicas como hacer llamadas y mandar mensajes; algunos tenían juegos de serpientes mientras otros encendían una lamparita, claro está que sin olvidar los tonos polifónicos, mientras que ahora 8 de cada 10 personas tiene un Smartphone. Y no es que sean pretenciosos por sacarlo de sus bolsillos cada cinco minutos y mostrártelo; pasa que gustan de ejercitar los pulgares, simplemente es eso. Aún estando en reunión, junta, misa, cine*, escuela, transporte público, sismo o hasta en el baño no importa, lo único importante es actualizar el estado y mandar mensajes.

Hoy estaba leyendo un artículo en la web –muy bizarra por cierto- donde mencionaba lo que a continuación me dejó pensando; “uno nace para servir porque si no sirve, ¿para qué sirve?” y se me hizo bastante atinado, con todos estos amiguitos influyentes que han habido y que van a haber,  demuestran que no importa nada más que el dinero y el poder.

Para finalizar el drama de esta entrada falta dedicar unos cuantos caracteres al tema de:

“Me eliminó de Facebook”

La gran mayoría de las personas se involucran tanto, que literalmente no pueden vivir sin eso. Recién despiertan y revisan sus actualizaciones mientras que antes de dormir, hacen lo mismo. Sin contar que todo el santo día están envueltos en la página. La hacen tan ajena que parecerá broma, pero cuando un usuario le borra de su cuenta, sienten como si éste hubiese muerto y le buscan por todos los medios para reclamarle y preguntarle por qué tuvo la osadía de borrarle. ¡No se enfrasquen! Es sólo una página y si en verdad tus amigos te aprecian,  ya entenderán tus razones.

*Un atento saludo a todos los hijos de la ch%$#”#$ que sacan su celular en el cine cuando la función ya ha comenzado y las luces están apagadas…(donde algunos para mostrar la seguridad que tanto llevan en sí mismos, tienen la desfachatez de no silenciar sus respectivos equipos y contestar su llamada).

Título de ésta entrada inspirada por
Autor: Tracy Chapman
Álbum: Tracy Chapman
Año: 1988
Origen: Cleveland, Ohio. Estados Unidos

Imagen