Mes: diciembre 2012

Hay gente tan pobre que lo único que tiene es dinero

2334798456_8915574f34

Sonrisas en demasía se desprenden del rostro de la clase media y clase alta importando poco si éstas son verdaderas o hipócritas, al final sonreirán más que los meses anteriores.  Ya sea por el regalo del intercambio, los familiares que no se han visto o el regalo que pidió recibir.

El más afortunado es el cubo de basura donde llega a terminar gran parte de la comida que los niños pequeños no quisieron probar, el postre que la tía no pudo degustar por eso de la digestión o el papel  para envolver que se junta en muchos pedazos inmiscuido con un sentimiento incuestionablemente consumista para externar el cariño y afecto por alguien más mientras que las cajas registradores junto los escáner no dejan de sonar, filas y filas de gente esperando a parar es el resultado de cubículos o estantes de ropa que se comienzan a vaciar habiendo muchas prendas tiradas al azar, los juguetes tienen un incremento fácil del  35 – 50 – 100%, los bancos cerrados están, las autopistas con un tránsito pesadísimo donde-quiera que se vaya y mientras un niño estira la mano mientras la luz roja del semáforo está prendida, ocho de cada diez carros le repiten lo mimo: – “no tengo ´mijo, ´pa la vuelta”. De lo más recóndito en los hogares de México, se saca la misma caja de todos los años empolvada y cubierta de telarañas con los mismos propósitos; bajar de peso, dejar los vicios, ahorrar dinero, viajar por el mundo, saldar las deudas, conseguir a una pareja y un gran etcétera  que sólo queda en eso… propósitos.

Dicen que de tres a seis kilogramos es el aumento de peso que un adulto tiene en promedio en fechas decembrinas y festividades de año nuevo donde cualquier momento es bueno para ver a esa amistad con la que tantas ocasiones se trata de acordar pero nunca se llega a nada hasta que a muchas personas sin explicación alguna quieren hacer eso y todo a la vez. También dicen que se necesitan de veintiún días para cambiar un hábito cual sea.

Se  me ha quitado las ganas tan trilladas por repetir lo mismo de tantos años, si quieres hacer algo tan sólo hazlo y no esperes el año siguiente.

Título de ésta entrada inspirada por

“la indiferencia social  y  doble moral”

¡¡Ay Mamá!! ¡Qué me den más tequila!

fieslupereyes1212

Hace ya algunas semanas fui al museo de Diego Rivera con una amiga que quiero muchísimo, de los temas varios que platicamos ella me hizo una pregunta que me dejó pensando por varios minutos ella tiene la finísima costumbre de ponerme en jaque y hacerme cuestiones importantes, la pregunta por si sola es simple pero el trasfondo es interesante;

–          Luis, ¿Te gusta tomar? (haciendo referencia a bebidas alcohólicas)

–          No, no me gusta pero lo hago.

–          ¿Por qué lo haces, si no te gusta?

Le respondí que de entrada lo que sea que pudiera decirle no le quitará la razón, pues es incongruente hacer algo que sabemos cuánto afecta a nuestra salud. La primera cerveza que bebí me supo amarguísima y terriblemente insípida que muy seguramente no la terminé, muy seguramente las fiestas con amigos me hicieron poco a poco agarrarle el gusto a ese líquido que muchas veces mi hígado rechazó junto los bocadillos y otras bebidas que mezclaba. Después, analicé el contexto social del uso del alcohol como gatillo vigorizante y desinhibidor, ya sea justificando al introvertido o desnudando al extrovertido. Le platiqué un par de anécdotas dónde juré no volverlo a hacer, mientras esperaba con ansías a que llegara el viernes para encontrarme en el pasillo de bebidas alcohólicas con mis amigos, mientras decidíamos ahora por cuál. Cayendo en cuenta que muchos lo hacemos porque la sociedad nos lo ha enseñado. Desconozco si me quise justificar, pero le dije que uno termina por agarrarle el gusto o placer a algo que sabemos cuán perjudicial nos llega a hacer aunado la perdida del sentido como infinidad de cosas que sabrá quién, hayan ocurrido.

En México es una costumbre para los que profesan la religión católica, es decir aproximadamente entre el 90% de la población* veneran el aniversario de la Vírgen de Guadalupe el día 12 de Diciembre de los cuáles de entre cinco a diez millones visitan la Básilica dicho día. *( 74,612,373, Según cifras del INEGI en 2000) aunque para la gran mayoría de los mexicanos, creyentes o no, es el inicio “oficial” para el tan llamado Maratón Guadalupe – Reyes. Se tienen registros de este concepto típico en la década de los noventa e informalmente se refiere al período vacacional que va desde el 12 de diciembre (El día de la Virgen de Guadalupe) hasta el 6 de enero (Día de los Reyes Magos). Durante este período, existen varias celebraciones, posadas y, todas juntas, forman un “maratón” de festividades que coloquialmente se le conoce como tomar bebidas alcohólicas con los amigos, además de convivir en reuniones por casi un mes.

De igual forma, le comentaba a mi amiga que el malinchismo como la globalización y clases sociales, han arrasado con muchas de las costumbres típicas, puntualizando específicamente la bebida más representativa de México que es el Tequila. Dado a que en la gran mayoría de las fiestas o reuniones, fluctúan los tragos en el tan aclamado “vaso rojo” con una proporción de soda y alcohol como whisky y en muy pocas se estila a tomar el tequila como aquellos personajes célebres del cine de oro.

Sea como sea, disfrutemos de nuestros seres queridos y reflexionemos las ocasiones en donde el alcohol no siempre es necesario para lograr una convivencia excelsa… Salud!

Título de ésta entrada inspirada por
Autor: Genitallica
Álbum: Sin Vaselina
Año: 2002
Origen: Monterrey, México

Genitallica-Sin_Vaselina-Frontal