Yo quiero tener un millón de amigos y así más fuerte poder cantar

Epístola de la forma correcta para sentarse

En este mes y año en curso, Facebook llegó a los 1,000 millones de usuarios, de los cuáles hay más de 600 millones de usuarios móviles donde Brasil, India, Indonesia, México y Estados Unidos son los países con el mayor número de usuarios. Como en entradas anteriores he comentado sobre el perfil de los usuarios quienes tenemos cuenta en Facebook, me centraré primeramente en el resultado de un estudio realizado por los investigadores de la Universidad de Edimburgo Napier, (recogido por la BBC), analizando el comportamiento de 200 estudiantes usuarios de Facebook a través de una serie de entrevistas y uno de cada diez encuestados aseguró que Facebook le hizo sentir ansiedad mientras que tres de cada cuatro aseguraron sentirse culpables por rechazar solicitudes de amistad. Aunque, el estudio también demostró que el 12% de los estudiantes encuestados dijeron que no les gustaba recibir solicitudes de amistad, mientras que casi 63% acepta amigos sin saber quienes son. Tras estos resultados, los investigadores han concluido que aunque existe una gran presión por estar presente en Facebook existe una ambivalencia considerable entre los usuarios acerca de sus beneficios. Los que tiene mayor número de contactos, invierten más tiempo en la red social y son los más propensos a sufrir estrés además se expresó que los jóvenes que tuvieron resultados más altos en las preguntas sobre narcisismo revisaban su cuenta en la red social de manera más frecuente durante el día, que el usuario promedio, esto se debe a que la red social provee las condiciones ideales para que un narcisista se fije constantemente en su apariencia y en la cantidad de amigos que tiene, convirtiendo este espacio en un vehículo de promoción y auto-admiración.

Según el último informe del INEGI  32.8 – 35 Millones de Mexicanos son usuarios de internet; cifras que no rebasan el 30% de la población total mientras que, para quienes gozamos del servicio bastante caro e ineficiente  nos estamos dejando llevar absolutamente por costumbres virtuales.

En mi caso, la adicción que Facebook –cual colector de amigos- ha hecho que familiares cercanos me hagan llegar una invitación para poder ser amigos y eso no es todo pues también me la han enviado familiares lejanos que en mi vida he conocido pero como ellos son nuevos en la red social y Mark Zuckerberg les sugiere que tenemos amigos en común, no pierden la oportunidad.

¿Qué pasaría si Facebook cobrara por cada amigo que almacenamos ahí?

Supongo que la gente pensaría dos veces en quien tienen ahí alojados, como tus compañeros de la oficina cuya invitación aceptaste la primer semana que entraste y ahora sólo se saludan en las mañanas algunas veces ni los saludas pero siguen siendo tus amigos. (Si tienes de amigo a tu jefe, sólo puedes rezar porque no haya sido demasiado tarde.)

 

Ni hablar de las personas que conoces en una fiesta y en la tarde siguiente después de la cruda les mandas una solicitud de amistad. En serio, necesito saber cuál es la necesidad de agregar a todo ser humano con el que se establece contacto. El problema no es aceptar o rechazar la invitación, es que confunden el significado de amistad. Me explico, Facebook es un espejo y en él la gente puede ver cómo eres, qué piensas, con quién o quienes te relacionas, qué lugares frecuentas o qué tan narcisista o descuidado eres; siendo así que cuando una persona acepta tu solicitud en turno, te está abriendo el portal de su desnudez, pienso que la notificación de XXXX aceptó tu solicitud de amistad. Escribe en la biografía de XXXX , debería cambiarse por XXXX aceptó que lo (la) puedas stalkear, revisa sus comentarios y dale me gusta a sus Fotos.   

Señores, no sean tan ingenuos, si no pueden remar a contracorriente sepan usar su información con cuidado y ténganse respeto. Si desconocen quién es la persona qué les está mandando la solicitud pueden interactuar por inbox. Pienso que no se debe aceptar ninguna solicitud hasta comprobar que efectivamente ambas personas sean amigos, y no sólo amigos virtuales pues para eso debe haberse ganado su respeto y confianza. Sería un paso muy grande si la gran mayoría de nosotros lo hiciéramos. Me es una verdadera lástima estar en las listas de muchas personas como amigo y ser “uno más del montón” o no faltan los amigos que tienen diferencias discusiones o malentendidos en la vida real para que, sin vacilar uno de los dos le borre de su lista de amigos. 

Para terminar, la siguiente anécdota del Sábado pasado cuando le pregunté a una chica si quería platicar un poco para romper con el silencio del viaje y ella me respondió que si mejor por Facebook a lo que le respondí que para mi es mejor platicar con la gente, que presionar teclas e interpretar emoticons 😉 dijo que le daba pena y para ella era mejor en la red social, acto siguiente se montó sus audífonos y se desconectó del mundo real.

*La imagen del encabezado es de Eduardo Salles del blog cinismo ilustrado y es sólo con fines ilustrativos sin animo de lucro con todos los derechos reservados para autor intelectual.

Título de ésta entrada inspirada por
Autor: Roberto Carlos
Álbum: Un Millón de Amigos
Año: 1975
Origen: Cachoeiro de Itapemirim, Brasil

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s