Ídolo sin ideales

El término hombre  puede definirse desde diversas perspectivas. En ocasiones, por citar un caso, se puede emplear para describir a los homínidos que pertenecen al género masculino. También se utiliza el concepto de varón para señalar al macho humano desde un punto de vista biológico, pero no se puede dejar de tener en cuenta que la palabra hombre abarca un mayor número de nociones. Por supuesto, el hombre tiene sus propias cualidades biológicas y psicológicas que permiten trazar diferencias notorias entre él y la mujer. Entre ellas, aparece la testosterona, una hormona androgénica exclusiva de los caballeros que facilita el desarrollo de la musculatura corporal sin necesidad de hacer grandes sacrificios. Las integrantes del conjunto femenino producen dicha hormona, pero a una escala mucho menor.

Por otra parte, tenemos el termino que ideal refiere en términos generales  a todo aquello propio o relacionado a una idea; cualquier representación mental que se relaciona con algo real. El término ideal puede referirse.

Un tema fascinante para algunos hombres, sin duda alguna es conocer la preferencia o percepción de algunas mujeres respecto al tema del Hombre Ideal.

Según La mujer del siglo XXI busca un hombre que esté a la altura intelectualmente, que tenga inquietudes y le divierta, para ello es fundamental que tenga sentido del humor, característica aunado de inteligencia,  que sean ellos los primeros en tomar la iniciativa y que sean sociables. Un hombre fuerte, alto, con pelo oscuro y con nariz grande, además debe ser caballeroso y romántico y no mentirle nunca, románticos, cultos, respetuosos e inteligentes.

La metodología empleada fue opción libre a responder  las mismas tres preguntas para  una muestra de 25 mujeres.

*Target (NSE AB- C1- C2)

*Edad: 18-35 años

*Ocupación: Estudiantes, Profesionistas, Directivos, Otros.

*Capital Cultural: 85+

*Rango: 1-3

*PNI: 83%
*Argumentos: 78%

*Coincidencias: 91%

Se debe destacar la complejidad ya que se podría estimar que todas las respuestas hacen mención a lo mismo y quieren lo mismo, pero unas destacan experiencias personales mientras que otras justifican sus relaciones pasadas (malas en términos generales), para qué el siguiente hombre, o el hombre en turno en su caso pueda satisfacer las necesidades y deseos de la mujer quién sea la elegida.

1.- ¿Cuántos tipos de hombres tú crees que hay?

Por una parte, el 13% hizo referencia a que  existen muchos tipos o categorías, los que saben amar de verdad a una mujer y los que saben amar solo a si mismos, es condenarlos a un prejuicio, pero todo es parte del proceso de la vida y adaptación. Mientras que  87% se basaron en la clasificación de cualidades y defectos;  [Cultos, Educados. Caballerosos, Divertidos, Románticos, Bien Parecidos, Güilos, Pirujos, Todas Mías, Patanes, etc. ].

Analizando las ideas y repeticiones de todas las respuestas, el promedio o la media desató únicamente dos tipos de hombres:

El Lindo Alias Pendejo vs El Patán Alias Cabrón. (Alfa & Beta)

“El Lindo”
Pues en nuestro primer tipo de hombre, se le asocia por ser caballeroso, saber comportarse en diversas situaciones, hacer uso de cortesía como con brillantez e inteligencia cortejar a la mujer. Regularmente se le conoce por su sensibilidad y preocuparse únicamente por atender y procurarla en todo momento. Suele ser más analítico, razonable o coherente, aunque en unos casos no sabe actuar con precisión, por temer ofender o incomodar a la fémina en cuestión. No se caracteriza por ser el más rostro o galán, pero se le reconoce su espontaneidad y sinceridad. Le encanta el juego de la seducción, sorprender a la mujer y hacerse notar por quién es, no por lo que  lleva consigo.

Su Alias es considerado con base a box populi por ser teto, aburrido, intenso, meloso.

“El Patán”

En contra parte, tenemos a nuestro segundo tipo de hombre que sabe hacer suspirar a una mujer con aquella miradita, lleva consigo un imán por doquier que funciona sin excepción, regularmente su jerga lingüística es corta y sus ideas limitadas, pero no les importa repetir las mismas historias de autos y aventuras pues consiguen su objetivo. En un principio a ninguna mujer le dicen que no, pero cuando alguna de ellas le vuelve a buscar es cuando se activa su reflejo por apartarla del camino, sin la más pequeña atención con una evidente falta de tacto. Gustan por verse bien, mientras que algunos presumen los logros que han tenido.  Son tan directos en ocasiones, que al parecer cada que mandan muy lejos a las mujeres, algunas de ellas nunca dejan de insistir.

2.- ¿Cómo es el hombre ideal?

Nuevamente se repiten las cualidades muchas que las mujeres ya conocen, pero a mi parecer las siguientes fueron respuestas más certeras;   El hombre ideal es distinto para cada mujer, puede ser que un hombre que es perfecto para mi amiga a mi no me gusta porqué tampoco es aquel que te llene de flores, poemas o que te baje la luna; porque lo comparamos con cuentos o algo por el estilo ya que es muy erróneo pensar así a mi parecer, El hombre ideal es aquél donde una misma se sienta completa, completa en que es feliz y realizada, que vayan por el mismo camino.

Qué me haga sentir especial, que me haga reír, que pueda compartir todo, física e intelectualmente atractivo, las mayores posibles afinidades, inteligente, sensible, con voluntad propia para hacer las cosas, capaz de defender lo que quiere, comprensivo, fuerte y a la vez calmado, con un estandarte claro de superación, que trate bien a los demás, capaz de ver a las mujeres en su justa dimensión y no dejarse impresionar por un físico o una actitud de desvalida. Un hombre consciente que la importancia de la equidad de derechos entre hombres y mujeres, y sobretodo en una relación, compasivo, que no tenga miedo a expresarse, que me ame por sobre todas las cosas, que me ayude a ser mejor persona, que quiera mi bienestar, que sepa de música, entre otros deseos.

Mientras que en otros ejemplos se puede observar ejemplos tan ciertos pero sin dejar de ser radicales, cómo situar al Hombre Ideal como una persona que no le agreda físicamente.

3.- ¿Qué NUNCA debe hacer un hombre con una Mujer?

Ignorarla, matar sus ilusiones ni forzarle a hacer algo que no quiera hacer, tampoco generarle presión. Si te falta el respeto una vez, lo hará por siempre por lo que nunca debe faltarle el respeto como sea; [burlarse de sus ideas, ser violento, manejar a la mujer como un objeto (misoginia), humillarles]. Nunca debe pensar que tiene una mujer asegurada, jamás mentir ni ser Infiel pues subestimarla y dar por hecho que por que está con él, por tenerla segura son las cosas que nunca se deben hacer.

Una vez habiendo puesto la opinión de algunas mujeres con relación a los hombres, expondré de manera personal un par de puntos que quizá un número reducido de hombres pueda concordar conmigo. Pues el mito dice que  las chicas lastimadas por relaciones violentas y fracturadas, no habiendo sido tomadas en cuenta y siguiendo su deseo efímero de necedad en esa relación con tal o cual persona se preguntan dónde están los hombres tiernos y atentos, pues aseguran que no existen.

Me pregunto con qué argumentos osan asegurar que no existen, pues nunca se dieron la oportunidad de conocerlos y continuar con la tendencia de generalizar a todos.

¡Qué uno porqué es Pendejo y el otro porqué es cabrón!

Aquí surgen varias incógnitas que logro ver, siendo que la suposición femenina por querer ser adivinadas. Entendiendo que cada quién ve su cada cuál, pero hay muchas irregularidades por parte de los dos (Hombre-Mujer), al grado de ninguno de los dos saber qué es lo que en verdad quiere teniendo que pasar por diversas experiencias que nunca cesarán. ¡Qué les parece si planteamos un nuevo estereotipo!  Dónde el Hombre no sea ni Pendejo, ni cabrón. Ni sumiso, ni dejado. Ni abusivo, ni ofendido.  Ni victima, ni victimario. Los tiempos cambian y no se puede parar, la historia cambia y aunque nos quedamos con estragos convenientes, el instinto de superación se contradice con el de convivencia, pues a mi parecer es un tema que poco a poco se va extinguiendo. Sería bueno dejar de idealizar y comenzar a buscar, ¿no les parece?, porqué es necesario.

Manual para un Patán

 

Estamos más convencidos que la mujer no busca un hombre cariñoso ni bondadoso que se preocupe de ella y la quiera. Lo que estas mujeres desean es un auténtico cabrón, y a poder ser… “¡Tonto!”

Como parte de un servicio a la comunidad masculina aconsejo a todos los hombres del mundo llevar estos consejos a la práctica lo antes posible antes que su vida o su psique quede arruinada de por vida y pueda ayudar a los por desgracia millones de hombres considerados como buenos a un grado tan exagerado y que tratan de hacer uso de esa ‘bondad’ para intentar conquistar a la mujer.

1. – El tipo de hombres que triunfa con las mujeres no es el bueno. Nunca en la historia del hombre ha sucedido y no tiene miras de que eso pase en el futuro. El tipo de hombres que triunfa con las mujeres es el cabrón, el gañan, el que las hace como quiere, el que las humilla y el que finge estupidez ante ellas para darles chance que su nula inteligencia brille como papel negro en la noche.

Además, debes recordar que para mejores resultados, a las mujeres, además de cabrones les gustan tontos. Este es su verdadero hombre ideal, pero si el ser cabrón y mamón no se te da, con que finjas estupidez es suficiente. No tienes que leer mucho en tu vida, es más, ni siquiera manuales como de tu consola de videojuegos.  Eso les encanta.

Los Hombres Inteligentes a la larga sólo causan problemas. Las mujeres inteligentes causan problemas desde el primer momento.

Cuando se topan a un hombre bueno que las valora, las cuida, las quiere y les es fiel y nunca les falta al respeto,  resulta que es el primer imbécil al que olvidan y desprecian. Pero si encuentran a un hombre que les grita, las hace como quiere, las engaña y sale con sus amigas, hermanas y hasta madres, y es toda una fichita, ¡son a los primeros que salen a buscar como locas y desesperadas, y ruegan y suplican que vuelvan con ellas! Ahí es cuando descubres que tipo de hombre es el que tienes que ser. Los hombres buenos solo sirven para 3 cosas: para facilitarle las cosas a los tipos malos y a los idiotas, para cumplir los caprichos de las mujeres y para ser su ‘pendejo’ favorito.

2. – Nunca digas “Te quiero” o “Te amo”. Jamás. Hay miles de palabras que puedes usar para combinar y decir más o menos lo mismo. Como por ejemplo: ‘Me caes bien’, ‘no me importaría darte el mejor sexo de tu vida, ‘… pues con la luz apagada tampoco eres tan fea…’ Cualquiera de estos sinónimos puede servir. Pero no se debe olvidar nunca que las palabras “Te quiero” o “Te amo” activan una función escondida en el cerebro femenino que es irrevocable. Una vez activada dicha función, las palabras tendrán que ser repetidas de manera periódica y con entusiasmo sin tampoco llegar a exagerar en el número de veces que se dice por día, lo cual causa serios problemas en el caso de no ser capaz de recordar cuando fue activada dicha función por vez primera.  Puedes ocupar sinónimos (sí sabes qué es eso), y que hace que gastes poca saliva: vieja. Ellas saben que es cierto, que nomás están de paso, que su belleza es simplemente superficial y que cuando se le aguaden las tetas y las nalgas su utilidad habrá acabado. Por eso algunas a modo de broma te dirán que eres un guarro, un estúpido, un tarado o te querrán poner el mismo mote: viejo, culero, ojete, cabrón, etc. Ante esto simplemente sonríe y ríe enfrente de ella. Recuerda que así es como le gustan los hombres y te buscará.

3. – En la primera cita deja las cosas claras. La cartera la olvidas en casa. Total, tienes que dejar bien claro desde un primer momento que no piensas pagar nada. Dile la verdad, que tienes que ahorrar para complacerte tus gustos personales. En eso las mujeres tienen razón… Es mejor ir con la verdad por delante.  Quieren  que la mayor parte de nuestra atención se centre en ellas, y su atención se centra mayoritariamente en ellas mismas, es por eso que esta regla  te hará la vida más fácil.

4. – Ellas vienen con un defecto de fábrica que les hace decir tonterías como que “la belleza está en el interior”, “soy algo más que un pedazo con carne” y demás estupideces similares, cosa que, para empezar, ni siquiera ellas misma creen. Al respecto de esto, todavía no conozco a ningún hombre que se lo hayan ligado diciéndoles frases románticas y cursis. Y el día que eso ocurra ten por seguro que estás ante el Apocalipsis.  Ten en cuenta que comenzar a decir este tipo de cursilerías y patrañas similares solo traerá consigo la necesidad constante y repetitiva de que les digas cada cierto tiempo cosas como poemas o frases de amor, y es tan maquiavélico el plan que a nivel subconsciente trata de obligarte a decir las palabras prohibidas: “te quiero” y/o “te amo”.

5. – Mira a otras chicas en su presencia. Eso hará que vea que no es especial y que cualquier zorrilla de esas sería una seria candidata a sustituir su prescindible labor. Coméntale lo que  ves y lo que te gusta. “-¿Has visto que  nalgas tiene esa vieja? – . Si alguien te mira, házselo saber. Si no haces esto, comenzará a pensar que es especial o única y pronto empezará con las tonterías de los regalos y demás tarugadas que solo llevan a tu ruina económica. Déjense de tonterías. Nosotros nos fijamos en las tetas y ellas en el culo, así que hablemos derecho y no lo ocultemos. Que ellas sepan que simplemente estamos checando la calidad de la carne, a ver si nos gusta más algo que veamos pasar para luego botarla. No lo ocultes, que sienta que en cualquier momento te pierde y así lograrás que ella te atienda mejor EN TODO. Y si es ella quien te insinúa o te dice que se irá con otro…. FAVOR EL QUE TE HACE. Te quitas de problemas económicos con los gastos que haces con y por ella, te quitas kilos de grasa y drama y te libras de tantas cursilerías que se le ocurren cada que genera un pensamiento. Además tienes más candidatas disponibles que te darán a probar las mieles del placer.

6. – ¿Esperarla siempre en la puerta de su casa? Tu no eres el chófer de nadie y no tienes porqué ir a buscarla a casa. Está demostrado que aquellos que van a casa de sus novias a llevarlas y a traerlas tienen más posibilidades de morir de cáncer de pulmón. No me preguntes el porqué, pero es así. Y punto.

7. – ¡Y punto!. Nunca olvides esta expresión. Cuando parezca que se va a iniciar una discusión, no dudes en usar estas dos palabras mágicas. Y punto. “Nanananananana.. ¡Y punto!”  Fin de la discusión. Si sigue con ganas de guerra amenázale con dejarla. Es probable que llore, pero eso no es cosa tuya. Tú eres un cabrón y los cabrones no lloran. Por encima de todo y por muchos llantos que se pegue, recuerda los puntos 1 y 2. Jamás la consueles ni se te ocurra decir “Te quiero“.

8. – El orgasmo femenino es un mito. No existe. Al menos, no está demostrado y es un truco bajo que ellas usan para excitarnos y que en el momento en que bajamos la guardia (es decir, cuando nosotros SI tenemos nuestro orgasmo), puedan pedirnos y sacarnos todo cuanto puedan.

9. – No menos importante, Recuerda que para ti ella no importa en absoluto. Si tienes que decidir entre tus amigos o ella, siempre tus amigos. Si tienes que dejar algo por ella, ni madres, pues que demonios se ha creído. Ella simplemente es el medio para llegar al fin.

10. – Confúndete con su nombre. No merece la pena recordar su nombre dada la vida útil de este tipo de relaciones fugaces. Y les encanta que le digan nena o churri. Son comodines universales que valen para todas.

Recuerda que si haces esto, las mujeres vendrán a ti como moscas a la miel. Las mujeres son especialistas en buscar a tíos que hacen eso. Comportándote así les estás dando lo que quieren. Serás el Rey. No olvides que  nadie entiende a las mujeres, ni siquiera ellas mismas. Así que sigue tu conciencia y pensamiento, ya que nosotros si sabemos lo que queremos, cuando lo queremos y por cuánto tiempo lo queremos  y no menos importante, no dejes que se les suban los sumos. Nunca olvides tu lugar como hombre, de cuya especie SUPERIOR por donde la veas afortunadamente domina el mundo. NUNCA DE LOS NUNCAS se te ocurra decirle a una mujer que es especial o peor, QUE LA ADMIRAS. El hombre tiene admiración en y por si mismo. A ellas lo único que hay que admirarles son las tetas y nalgas. Allí es donde radica su talento y su desempeño lo demuestran en la cama. Ellas no poseen cualidades intelectuales para nada.

 

 

Manual para un Caballero

 

Un caballero deberá ser conocedor de usos y costumbres, adaptados en un plano actual y pasado, como también tener ética, ideales, valores y principios además de la definición excelsa que la palabra respeto refiere. Cuidando su aspecto, imagen, léxico, integridad, dignidad y orgullo.

Un caballero debe ser atento, humilde, responsable, consciente, sincero, coherente, sensible, pensante, discreto, precavido, analista, entre otras cosas.

Más nunca será patán, pelafustán, engreído, pretencioso, arrogante, ególatra, mísero, irrespetuoso, manipulador, chantajista, bravucón, amenazante, hostigador, maniaco, acosador, celoso, nunca deberá buscar el quedar bien con nadie, ni expondrá su dignidad.

Un Caballero a una Mujer…

1.- No deberá regalarle flores, deberá compartirle su tiempo.

2.- No deberá decirle cuan hermosa es, deberá escucharla.

3.- No deberá llevarla a lugares costosos, deberá demostrarle lo mucho que el caballero vale.

4.- No deberá preguntarle, deberá hacer que ella le diga.

5.- No deberá decirle te amo, deberá enseñarle que el caballero le sabe valorar.

6.- No deberá prometerle, deberá asegurarse de hacer la acción.

7.- No deberá ir cuando ella le necesite, deberá ir cuando el caballero sepa que le necesita.

8.- No deberá ser celoso, deberá hacerle saber que el caballero confía en ella.

9.- No deberá hostigarle, deberá esperar a que ella le busque.

10.- No deberá limitarle, deberá recordarle que la vida no la tiene comprada el caballero.

Un Caballero deberá ser un Hombre Verdadero.

Un Hombre Verdadero deberá ser un Caballero.

“En México  la tasa de separación de parejas se ha incrementado 80 por ciento, en comparación con la registrada en los años 50. Esto es que 8 de cada 10 se divorcian en un lapso de una década. Un estudio elaborado por el Instituto Nacional de las Mujeres a través de la UNAM en más de 83 mil casos, revela que en todo tipo de parejas hay violencia contra la mujer, pero en las mujeres casadas civil o religiosamente había violencia física en 7.9 por ciento de los casos en el último año analizado, en tanto que en las que cohabitaban en unión libre los niveles de violencia llegaron a 14.5 por ciento, es decir 80 % más. Se advierte que en las familias donde los hijos cuentan con la presencia de sus dos padres biológicos, hay menos violencia contra mujeres y niños; los indicadores de salud física son mejores; los problemas de salud mental disminuyen; los ingresos son mayores y el empleo más frecuente; hay mejores condiciones de vivienda; hay más cooperación en las relaciones de pareja; los vínculos entre padres e hijos son más positivos; disminuye el consumo de drogas, alcohol y tabaco;  la conducta social de los hijos es más cooperativa; hay menos índices de delincuencia y el desempeño escolar es mejor.”

Título de ésta entrada inspirada por
Autor: Thermo
Álbum: Bajo el Control del Radar
Año: 2007
Origen: Guadalajara, Jalisco, México

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s