Mi mate y yo

¿Vas a regresar? – le pregunto

¡Regresaré! – el mate me responde

De tanto esperar, sobre la mesa lo encuentro,

después de cebarlo, me siento y lo observo,

al contacto con agua caliente entra en su punto de ebullición,

sus burbujas me invitan a probarlo,

al unisono de estar listo,

insinuándome un inmediato escaparate,

absorbiendo lentamente de su alma quebradiza,

imaginándome un invierno en pleno verano,

recreando la sonrisa que hipnotiza,

cual chileno, argentino, uruguayo o mexicano,

debo darme prisa, pues tú olor agoniza,

estoy como si no estuvieras,

sé que mi mate tiene algo que me paraliza,

no es lo mismo un mate sin matera,

no es lo mismo yerba vieja y yerba entera,

ahora el mate me observa y asegura no dejarme,

no es personal, yo le digo,

pero si de elegir se trata,

hubiera escogido que no te hubieras ido.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s